Gran hallazgo de adolescente sobre galaxias enanas alrededor de Andrómeda

Andrómeda, la galaxia gigante más cercana a la Vía Láctea está rodeada por un disco que contiene a una multitud de pequeñas galaxias enanas. La estructura extremadamente plana fue descubierta por un adolescente de 15 años de edad, llamado Neil Ibata.

Desde los 6 años que Neil Ibata gusta de los números y la física. Tanto así, que ahora, fue el primero en descubrir este disco que gira entorno a Andrómeda, galaxia que en un futuro lejano se impactará contra la nuestra.

El artículo, publicado en la portada de la revista Nature y firmado en conjunto con su padre, Rodrigo Ibata, demuestra que estas galaxias enanas están “reunidas en un disco muy plano de más de un millón de años luz de diámetro que gira lentamente alrededor de sí mismo”.

Se cree que las galaxias que forman el disco son remanentes de otras galaxias que fueron devoradas por una formación estelar más grande.

Ibata tuvo la pieza clave para hacer el descubrimiento, ya que luego de asistir a varias clases de Bachillerato en el Liceo Internacional Pontonniers, donde cursa primer año, Neil Ibata creó un programa informático en el cual ingresando los datos de investigaciones de su padre sobre la galaxia Andrómeda, logró el gran descubrimiento, el cual ayudará a entender la evolución de las galaxias.

Cuando fue preguntado sobre si quería ser astrofísico, como su progenitor, el quinceañero contestó “me parece que es mejor no hacer lo mismo que hacen tus padres”.

Sitio de referencia: www.eluniversal.com.mx
Anuncios

Descubren masivo agujero negro en una pequeña galaxia

https://i0.wp.com/www.la-razon.com/sociedad/asi_va_la_vida/Agujeros-Via-Lactea-Foto-Cienciamx_LRZIMA20121128_0047_11.jpg

Científicos europeos han descubierto un agujero negro súper masivo con una masa equivalente a 17.000 millones de soles, situado en el centro de una pequeña galaxia, informó hoy la revista científica Nature.

El agujero, detectado por un equipo del Instituto Max Planck para Astronomía (Heidelberg, oeste de Alemania), se encuentra en el centro de la galaxia NGC 1277, en la constelación de Perseo, a 220 millones de años luz.

“Es uno de los agujeros negros más grandes que se ha observado hasta ahora y cientos de veces mayor de lo que estimábamos para una galaxia de este tamaño”, afirmó el astrónomo holandés Remco van den Bosch, que lidera la investigación.

Los científicos creen que la mayoría de las galaxias, incluida la Vía Láctea, albergan en su seno un agujero negro súper masivo, y hasta ahora han hallado alrededor de noventa candidatos que podrían serlo.

Según esta hipótesis, la masa de este tipo de agujeros negros representa alrededor del 0,1 por ciento de la masa total del bulbo estelar de su galaxia —el grupo central de estrellas—.

Sin embargo, la masa del agujero descubierto por Remco van den Bosch y su equipo supone el 14 por ciento de la masa total de su bulbo galáctico, 3 puntos más que el agujero más masivo descrito hasta ahora.

La diminuta galaxia, cuya masa es sólo una décima parte de nuestra Vía Láctea, “es una auténtica rareza” ya que “casi toda ella es un agujero negro y podría ser el primer objeto en un nuevo tipo de sistemas de galaxias-agujero negro”, señaló por su parte Karl Gebhardt de la Universidad de Texas (EEUU).

De hecho, el agujero descubierto es tan masivo que las estrellas que lo rodean se desplazan muy rápido y superan los 100 kilómetros por segundo (360.000 kilómetros por hora).

“La mayoría de estas estrellas están fuertemente influenciadas por la gravedad de su agujero negro, lo que hace que la galaxia sea muy compacta”, apuntó Van den Bosch, quien cree que este hallazgo “podría cambiar las teorías sobre cómo las galaxias se forman y evolucionan”.

Sitio de referencia: www.lavanguardia.com